Shopping Cart

0 / $0

Somos un Sueño

Somos Historia

Somos Cacao comenzó en la curiosidad, en la pasión y el latir de corazones ilusionados. Tuvimos la convicción de que sólo basta creer en algo para hacerlo realidad. Nos movía la aventura del conocimiento, del sentir, del entusiasmo con que apostamos a cada proyecto que emprendemos.En una visita inesperada, encontramos una ruta maravillosa de verdes inclasificables que nos llevó hasta la finca El Porvenir, vereda Pan de azúcar, Norte de Santander. Territorio que, gracias al acuerdo de paz en Colombia, es posible visitar actualmente sin sustos, ni sobresaltos. Esta unidad de producción cacaotera pertenecía a una familia humilde y trabajadora que estaba a punto de ser vendida porque no poseían recursos para continuar con el cultivo. Nos dimos cuenta que ese espacio tan especial era un potencial futuro y que cosas increíbles podrían ocurrir allí. Así que propusimos a los propietarios un convenio para rescatar la tierra que con tanto amor había labrado un señor muy laborioso de la zona y en sociedad con la hija de este señor, su esposo y su familia llevamos a cabo la idea de emprender en esta tierra.

Así Comienza...

Así comenzó la historia, una gran apuesta que se fue enriqueciendo con almas amigas, que se han ido sumando al proyecto para aportar desde sus percepciones y miradas. Por la finca han desfilado grandes personas entre ellos un grupo de investigadores profesionales del cacao de Venezuela, con los que hemos logrado una gran alianza estratégica que enriquece día a día las bondades del cultivo, descubriendo lo mejor que puede dar y estableciendo una relación extraordinaria de reciprocidad que nos invita a fortalecer los lazos hermanos entre países donde las fronteras del alma no existen.
Pero el proyecto no se ha quedado sólo en la finca, se extiende cada día consolidándose hacia mayores aspiraciones, dándole continuidad con la chocolatería artesanal. Aquí la empresa toma un carácter familiar donde transformamos el grano de cacao en delicioso chocolate elaborado con alegría y dedicación.

Una Realidad...

Así comenzó la historia, una gran apuesta que se fue enriqueciendo con almas amigas, que se han ido sumando al proyecto para aportar desde sus percepciones y miradas. Por la finca han desfilado grandes personas entre ellos un grupo de investigadores profesionales del cacao de Venezuela, con los que hemos logrado una gran alianza estratégica que enriquece día a día las bondades del cultivo, descubriendo lo mejor que puede dar y estableciendo una relación extraordinaria de reciprocidad que nos invita a fortalecer los lazos hermanos entre países donde las fronteras del alma no existen.
Pero el proyecto no se ha quedado sólo en la finca, se extiende cada día consolidándose hacia mayores aspiraciones, dándole continuidad con la chocolatería artesanal. Aquí la empresa toma un carácter familiar donde transformamos el grano de cacao en delicioso chocolate elaborado con alegría y dedicación.

Lista de Deseos 0