Para 1730 las plantaciones de cacao abundaban en El Valle de Cúcuta y toda la región nortesantandereana. Tan importantes eran los árboles que se empezaron a tomar como prenda hipotecaria sin necesidad de recurrir a las tierras para respaldar los créditos.

Translate »