Hacia finales del siglo XVIII se registró una epidemia de loros en tierras nortesantandereanas. Tal invasión fue considerada como una plaga y afectó los cultivos de cacao, destruyendo y aniquilando los frutos, produciéndose pérdidas cuantiosas para los propietarios que no podían pagar sus obligaciones tributarias.

Translate »